Poco fútbol, mucha intensidad

Nueva edición del Revierderby, y ya son 142 en partido liguero.  Con el descenso y los graves problemas del 1860Munich, que está vagando por la segunda categoría del fútbol alemán, el derbi de Múnich perdió lustre. Y claro, ahora son los de la Cuenca del Ruhr los que juegan el derbi más importante del país. Sin discusión posible. Ayer había en juego tres puntos y dar un golpe sobre la mesa en la lucha por el subcampeonato mientras el Bayern lograba el título de forma matemática en el Olympiastadion de Berlín. Subía el calor y la intensidad en el imponente Westfallenstadion.

A ambos equipos les faltó mucho en la faceta de creación de juego, aunque siendo justos se ha de mencionar que ambos equipos tenían infinidad de bajas. Kevin Prince Boateng sigue demostrando que no es un buen jugador para el pivote, muy anárquico a la hora de aguantar el sitio y repartir juego junto a Neudstädter. Lo escribí contra el Madrid y los escribo hoy, me parece mejor retrasar a Meyer al centro del campo y dejar a Boateng en la mediapunta. A Jens Keller no, parece ser. El Dortmund al menos tenía a Nuri Sahin ocupando el doble pivote junto al recién renovado Kehl, pero tampoco apareció mucho.

El juego se forjó en las bandas en un partido intenso y bronco. Poco fútbol, y el poco que hubo cargado a los costados, con un Kolasinac dando muchas ayudas a Draxler y con los pivotes del Dortmund ayudando en bandas a la hora de cortar las ofensivas de los mineros. Meyer intentaba dar apoyos buscando el espacio cayendo a bandas e intentar que Draxler no tuviera que ir solo contra el mundo. Pero no había suerte. El Borussia Dortmund tuvo su mejor ocasión en un tiro lejano de Mkhitaryan, pero estuvo atento Fährmann. No hubo más en la primera mitad. Interrupciones constantes.

A la vuelta del descanso los pupilos de Jürgen Klopp salieron de otra forma. No era tan plano ni tan lento como en la primera mitad. Se vio en el primer minuto con una jugada rápida, al más puro estilo Borussia Dortmund. En dos pases se habían plantado en área rival, pero falló Marco Reus lo que podía haber sido el 1-0. No lo fue, pero el conjunto local se vino arriba. Ensanchó el terreno de juego y adelantó líneas, y ahí el Schalke sufrió. Lewandowski comenzó a hacer de las suyas, moviéndose entre líneas y siendo una pesadilla constante para la zaga visitante. Pero le faltó el gol al punta local, le sobró un recorte ante Fährmann.

El Borussia estaba cómodo, rompía líneas con suma facilidad, Neustädter tenía que aguantar solo el centro del campo. Y no del todo bien, pero arregló un poco el desaguisado de Kevin Prince Boateng en lo defensivo. La jovencísima línea de tres por detrás del punta que introdujo el Schalke ayer estuvo desaparecida. Ni Meyer ni Goretzka aparecieron mucho. Y cuando lo hicieron no estuvieron acertados. Solo Draxler dejó detalles. Acabó Boateng en la posición de mediapunta y Annan acompañando a Neustädter. Daban por bueno los mineros el empate en esta nueva entrega del Revierderby. Visto lo que perdonaron los de Klopp en la segunda mitad, es entendible.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: