La extinción del dinosaurio

No están las cosas como deberían en Hamburgo. Al menos en el terreno futbolístico y es que el histórico Hamburgo SV está en apuros, y esta vez en apuros de verdad. Una temporada vergonzosa en cuanto a lo defensivo ha llevado al dinosaurio a tener que jugarse la permanencia en la máxima categoría del fútbol alemán en una promoción de infarto frente al bávaro Greuther Fürth. Salvó el primer match-ball el Hamburgo en el tramo final de Bundesliga, aunque más bien lo salvaron Núremberg y Braunschweig, que hicieron un tramo final de campeonato tan malo o peor que los Rothosen.

El cambio de entrenador no ha dado el resultado esperado. La lamentable temporada que venía realizando el Hamburgo con Bert van Marwijk al frente de los Rothosen se intentó subsanar con la destitución del holandés y el fichaje de Mirko Slomka, que previamente había sido destituido del Hannover. Pero el remedio no ha sido efectivo y el efecto Slomka duró un partido, eso sí, un partido extraordinario en todas las facetas dejando a la altura del betún al Borussia Dortmund con un contundente 3-0.

Es la defensa el problema principal de este Hamburgo. Infinitos errores, infinitos fallos de concentración y escasísima calidad han costado que el genial portero René Adler haya tenido que recoger el balón de sus redes demasiadas veces. Ha quedado demostrado que Mancienne no da la talla para un gran equipo, a Djorou ya lo conocemos desde que ya cometiera graves errores cuidando de la zaga Gunner, y Westermann ha estado desconocido, con errores impropios de un jugador de su calidad como central y, especialmente, por su veteranía. No ha podido arreglar el desaguisado que sus compañeros hacían y se sumó a esos disturbios atrás que tantísimo han complicado la vida al Hamburgo. Y esto al bueno de Westermann le ha costado, a título personal, el Mundial. Que no es poco.

El ataque, al menos, ha dejado perlas. Pierre-Michel Lassoga ha hecho goles importantes y en el tramo final, que ha faltado por lesión, el Hamburgo le ha echado de menos. Pero si alguien ha salvado la pésima temporada del dinosaurio ha sido el joven Hakan Çalhanoglu (de quien ya hablamos aquí https://gradaeuropa.wordpress.com/2014/02/25/la-esperanza-turca/), que con su privilegiado golpeo de balón ha salvado más de uno y de dos puntos a su equipo. Ya le han salido muchas novias, no es para menos.

Son cincuenta años los que lleva el Hamburgo en la máxima categoría del alemán, es el único equipo del fútbol alemán que nunca ha degustado el infierno de la segunda categoría. Es un histórico en problemas, el segundo equipo más laureado del país. Pero la historia no te salva. Un reloj preside el Imtech Arena mostrando los años, días, minutos y segundos que lleva el rey del norte de Alemania de manera continuada en la élite del fútbol alemán. El domingo ese reloj quizá tenga que ser parado. El domingo quizá se extinga el dinosaurio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: